Halloween, un buen día para festejar o para lamentarnos?

Hoy se celebra en Estados Unidos y cada vez más en otras regiones del mundo, el famoso Halloween o Noche de Brujas, fiesta de orígen céltico y que llegó al país norteamericano por medio de inmigrantes irlandeses.


Esta fiesta que se ha expandido a otras regiones del mundo, incluyendo a Latinoamerica -con muchas modificaciones-, en donde ya es normal ver niños disfrazados pidiendo dulces en las casas de la colonia.

El lado positivo es precisamente ese, que en muchos países, esta es la única ocasión en la que los vecinos pueden convivir entre ellos, aunque sea durante el lapso de tiempo en el que alguien le regala un par de dulces a niños que talvez nunca en su vida había visto aunque vivan a tres casas de distancia.

El lado más criticado es el aspecto comercial de esta festividad, que ha perdido totalmente su sentido fuera de Estados Unidos, transformándose en una fiesta más y, por lo tanto, un buen pretexto para gastar en disfraces y dulces hechos seguramente en China pero que llenan las alcancías de nuestros vecinos del norte.

Este excesivo gasto ha generado también que muchas familias dejen de lado celebraciones más tradicionales como el Día de Muertos en México, en donde las familias que se salvan poniendo su altar, algunas veces tienen que conformarse con colocar algunas calaveras naranjas y negras (colores típicos de Halloween) al ser la principal oferta de las tiendas.

También se puede pensar que las tradicionales posadas mexicanas están en peligro de extinción por los gastos que se hacen en esta festividad de orígen extranjero. Las personas se quejan de que las piñatas se venden cada vez más caras o que no hay dinero para comprar todo lo necesario para el día de estas tradicionales fiestas, pero el mes anterior están gastando cientos o miles de pesos (en México) para que sus hijos estén bien disfrazados y salgan a la calle a pedir dulces sin siquiera usar la tradicional frase del Halloween “golosina o broma” y sin saber por qué lo hacen.

Hay casos más incomprensibles y aquí comento algo que me ha tocado ver. Saliendo del metro Refinería (Delegación Azcapotzalco, Distrito Federal) me tocó ver a tres niños de la calle muy disfrazados, con su calabaza de plástico pidiendo dinero junto con sus padres. Me pregunto yo. No es más conveniente que el dinero gastado en ese disfraz lo hubieran empleado para algo más productivo? Será que los transéuntes viendo a un niño disfrazado del Hombre Araña (porque los disfraces usados ya nada tienen que ver con la verdadera tradición) le darán más dinero que si no estuviera usando ese traje el niño? Claro, también hay que pensar en la ilusión del niño que no tiene casi para comer y que sus padres le compran ese traje de superhéroe que tanto lo puede alegrar. Todo tiene dos caras.

Y también están los casos más extremos como las fiestas colosales que se organizan cada vez más a lo largo del país y del continente para celebrar este día, en donde otra vez más, los jóvenes (y no tan jóvenes) gastan lo más que pueden para tener el disfraz más cercano a la perfección y con el cuál causarán sensación en el antro. Osea, otra muy alta suma de dinero gastado. Aunque otra vez está el hecho de que hay que divertirse cuando uno pueda.

En fin, qué opinión tienen acerca de la forma en que se celebra el Halloween en México (y por qué no, en el resto de Latinoamérica)? Creen que las personas deben de instruirse bien acerca de esta tradición para por lo menos festejarla como se debe? Creen que sólo es una forma inconciente de gastar dinero que irá a los bolsillos de estadounidenses que se frotan las manos todos los años cuando se acerca este día? O creen que es una buena ocasión para invertir en un buen disfraz y salir a bailar un rato (para los mayores) o salir a la calle a pedir dulces y ver aunque sea una vez en el año a los vecinos de la cuadra?

Como sea, si celebran este día, pasen un buen Halloween o Noche de Brujas, pero recuerden que hay que proteger nuestras tradiciones como el Día de Muertos y las Posadas decembrinas, que cada vez son menos frecuentes por “la escasez de dinero”, porque “las piñatas son muy caras y cada vez son peores”, porque “ya compraron los regalos para Navidad” o más directamente (y según mi humilde opinión), porque “nos gastamos todo el dinero para el “Jalogüin” el 31 de noviembre”.

About these ads

Un comentario en “Halloween, un buen día para festejar o para lamentarnos?

  1. neeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee
    ke es esooooooo
    eeeeee
    nameeee
    me boii
    nadake ber!!!!!!!!!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s