Manchester United venció en penales a Chelsea y obtuvo el Community Shield

El Manchester United conquistó la Supercopa inglesa gracias a la espectacular actuación de su portero holandés Edwin van der Sar en la tanda de penaltis, en un partido que dejó tan sólo una interesante primera parte y un gol espectacular del nuevo fichaje del Chelsea, el francés Florent Malouda.


El partido llegó a su resolución final tras una segunda parte sosa y aburrida que había empañado la primera parte y el golazo de Malouda.

Sin embargo, en los penaltis Van der Sar se reivindicó como el gran portero que ha sido para el Manchester United y paró los tres únicos disparos del Chelsea para otorgar a los Diablos Rojos el primer torneo de la temporada.

Con prisa porque empezara la nueva temporada, el árbitro de la Supercopa inglesa dio comienzo al espectáculo unos segundos antes de las 15.00, hora oficial.

Y lo hizo con las ausencias del marfileño Didier Drogba y John Terry, que podría estar ausente durante un mes, en el Chelsea, y con Wayne Rooney luciendo nuevo dorsal, el 10, en el Manchester.

La función tardó en echar a andar. Manchester y Chelsea ofrecieron en los primeros minutos un juego propio de pretemporada, en el que se evidenció el escaso ritmo de competición.

El propio Alex Ferguson había prometido que la final de hoy sería mejor que la final de la Copa Inglesa del pasado mayo, y el galés se dio la razón a sí mismo durante aproximadamente 25 minutos de la primera parte.

Hasta el minuto 20, el partido era un aburrido calco del disputado hace menos de tres meses en este mismo escenario. En ese momento, una arrancada de Wright-Phillips por la derecha, el mejor del Chelsea en la primera parte, arrancó la ovación del público.

El partido despertó entonces. La jugada de Wright-Phillips y la reacción de los aficionados pulsaron el clic de la competición.

Sólo un minuto después una cabalgada de Ronaldo por la banda izquierda de los ‘Diablos Rojos’ acabó con un balón muy claro para Giggs, cuyo disparo a la portería de Cech fue repelido por Ashley Cole a saque de esquina.

Un disparo de Carrick pasaba cerca de la portería de Cech en la siguiente aproximación.

En el minuto 26 Mikel llegaba tarde por centésimas a un doble remate de cabeza en el área del Manchester y el balón rozaba ahora la portería del holandés van der Sar.

Media hora después del pitido inicial, la temporada había comenzado deportivamente. Rooney protestaba al árbitro una entrada que él no consideró falta. Ronaldo comenzaba a caracolear. De nuevo Chelsea y Manchester en un duelo abierto y toda una Premier League por delante para demostrar, otra vez, quién domina el juego que inventaron los ingleses.

El centro del campo de los Diablos Rojos, comandado por Carrick, y asistido por Giggs y Ronaldo en las bandas, y un participativo Rooney, comenzaba a carburar.

En el minuto 34, una pared entre Ronaldo y Evra, uno de los mejores del Manchester, acabó con un balón a Giggs en el punto de penalti, que el galés colocó alto y lejos del meta Cech para inaugurar el marcador.

Aun así, las ‘contras’ del Chelsea llevaban cierto peligro. El encuentro era una versión veraniega de un gran choque de liga entre los dos mejores equipos ingleses del momento.

Cuando iba a acabar la primera parte, el flamante fichaje del Chelsea hizo su aparición. Malouda aprovechó un balón largo de Cole, sobrepasó a Ferdinand por velocidad y, ante la salida de van der Sar, cruzó el balón con el exterior de su zurda de forma magistral.

Ferguson ponía el juego mientras Mourinho, más resultadista, llegaba al descanso con sus posibilidades intactas.

La reanudación comenzó con el Manchester por escasos minutos en su papel de equipo ofensivo y dominador, fiel al catecismo futbolístico de su entrenador. Ahí terminó la final.

El ritmo de los “Diablos Rojos se diluyó enseguida y para el ecuador de la segunda parte el encuentro ya había entrado en una fase de descontrol, más sinónimo de apatía que de emoción e interés futbolístico.

Comenzó entonces el carrusel de cambios en una competición que permite hasta un máximo de seis por equipo y que contempla como otra de sus normas la resolución del torneo sin mediar tiempo añadido.

Salvada la prórroga, el aficionado se llevó para casa la emoción de los penaltis, en los que se impuso el Manchester gracias a un genial van der Sar, que detuvo los lanzamientos del peruano Claudio Pizarro, Frank Lampard y Shaun Wright-Phillips, tras haber contemplado leves destellos de lo que pueden ofrecer esta temporada los dos principales favoritos al título de liga en Inglaterra.

Fuente: EFE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s