En duelo de altura, América derrotó al River Plate

Contra otro grande de Latinoamérica, a 2240 metros sobre el nivel del mar, con cinco goles en jugadas aéreas, las Águilas del América derrotaron 4-3 al River Plate argentino en la fase de grupos de la Copa Libertadores y ya sueñan con el pase a los octavos de final.

Fue un partido muy extraño, pero no por eso dejó de ser atractivo, sino todo lo contrario. Las Águilas venían de una serie de resultados desfavorables, tanto en la Libertadores como en el torneo mexicano, pero en el Estadio Azteca fueron mejores que River.

A pesar de todo, el primer tiempo fue una pesadilla para el América, pues al minuto 6, Rodrigo Aranchubi ya ponía adelante a los visitantes tras un centro a balón parado que ningún defensa logró rechazar, Guillermo Ochoa apenas reaccionó y detuvo el gol, pero el jugador rival estaba justo enfrente para empujar el balón hacia las redes, con lo que parecía que empezaba una nueva humillción para los cremas, pues minutos antes ya se habían salvado de un gol de larga distancia, pero el travesaño salvó a un desorientado Ochoa.


Los de Coapa tuvieron también un par de llegadas en la primera mitad, pero el peligro se hacía notar más cuando los argentinos tenían el balón.

Pero entonces llegó el medio tiempo y seguramente un griterío de Rubén Omar Romano en los vestidores, pues el equipo que salió a la cancha para la segunda mitad era completamente diferente en cuanto a actitud (más no en cuanto a su fragilidad defensiva).

Llegó la tromba de goles y el verdadero espectáculo. Al minuto 51, Rodrigo Iñigo cabeceó sólo en el área grande y Juan Carrizo no pudo detener el bombazo que salió hacia su portería. El partido estaba empatado. Pero ahí no terminó la cosa, pues dos minutos después, Enrique Esqueda adelantó a las Águilas de cabeza, tras un centro bombeado de Salvador Cabañas. Todo parecía alegría, pero dos minutos después, al 55, tras otro centro al área americanista, Diego Cervantes desvió el balón y marcó el autogol que volvía a emparejar el marcador. Pero fue el mismo Cervantes quien volvió a poner en ventaja a los de casa, pues al minuto 66 anotó de palomita. El marcador era ya 3-2. Sorpresa! Un minuto después, también de centro y con un cabezaso de Sebastián Abreu, River Plate puso el 3-3 momentáneo.

Entonces hubo una pausa de 7 minutos antes de que llegara el siguiente gol, y sólo podía ser con una genialidad de Salvador Cabañas, y así fue. Al minuto 69, el paraguayo recibió el balón, dio la media vuelta y sacó un potente disparo a la base del poste izquierdo de Carrizo, quien nada pudo hacer para evitar el gol.

El América había logrado darle la vuelta a un partido que tuvo seis goles en catorce minutos y el espectáculo en el Azteca terminó con “oles” de la afición, una disparo de Richard Núñez que se estrelló en el poste rival y la presión de no permitir el gol de la igualada de los argentinos en una de las tantas jugadas a balón parado cerca del área azulcrema.

Terminó el partido y América está más cerca que nunca de los octavos de final del torneo, pues sumó nueve puntos y, por mejor diferencia de goles que River Plate, está en primer lugar del Grupo 5.

Cerrará la fase de grupos enfrentando a la Universidad Católica en Santiago de Chile, y sólo recibiendo una goliza quedaría fuera de la siguiente ronda.

Por su parte, River Plate enfrentará a la U. de San Martín, quien sigue también con posibilidades de avanzar, en este cerradísimo grupo que no ha registrado un solo empate en sus enfrentamientos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s